Proyecto Avalon - Artículos de opinión

Apoya nuestro trabajo con una                Recibe nuestra Newsletter 

Autor   Publicado en Proyecto Avalon con fecha 01/06/2004

Antonio Cutanda -

GRIAN (Antonio Cutanda) es psicólogo, escritor, comunicador y activista social. Autor del bestseller El jardinero (1996), con 25 ediciones en castellano y traducido a 8 idiomas, es asimismo el fundador y director del Proyecto Avalon - Iniciativa para una Cultura de Paz.

 

Jim Garrison, en una cumbre sobre el cambio climático

Jim Garrison, en una cumbre sobre el cambio climático

 

Únete al Proyecto Avalon. Clica aquí e infórmate

Clica aquí

 

SÍGUENOS

en Twitter, Facebook y You Tube

twitter facebook youtube

 

LIDERAZGO MORAL

por Grian

Editorial website Proyecto Avalon, Córdoba, 1 de junio de 2004

 

Jim Garrison, doctor en psicología y presidente de State of the World Forum —organización internacional que trabaja en la búsqueda de soluciones a los críticos problemas globales a los que se enfrenta nuestro planeta—, comentó recientemente, en el encuentro anual de Be The Change (Sé el Cambio), celebrado en Londres entre el 19 y el 21 de Mayo, que todo el mundo debía mirar a España como líder moral de un planeta que se encuentra al borde de una crisis de consecuencias jamás alcanzadas. (Ver Nota 1, abajo)

El liderazgo moral de nuestro país comenzó a forjarse en Febrero y Marzo de 2003, en las masivas manifestaciones que se realizaron en todo el mundo en contra de la entonces inminente guerra de Iraq. España fue el país que movilizó un mayor número de personas en todo el mundo a favor de la paz. Sólo el 15 de Febrero, se manifestaron dos millones de personas en Madrid, y otros dos millones de personas en Barcelona, cifras que sólo pudo igualar Roma en el resto del planeta. Más tarde, se hablaría en las encuestas de casi un 98% de oposición a la guerra de Iraq entre los ciudadanos españoles.   

Posteriormente, el 14 de Marzo de este mismo año, el mundo observaría atónito la sentencia electoral que dictaría el pueblo español al reafirmar, esta vez con sus votos, su determinación de no apoyar una guerra que había terminado por llegar a las puertas de sus casas. Días después, el deseo de la mayoría de los españoles se materializaría en la decisión presidencial de retirar las tropas españolas de Iraq, un duro —y atrevido— revés para los intereses hegemónicos de la actual administración de los Estados Unidos.

Para bien o para mal (según quién mire la cuestión), España —es decir, los seres humanos que habitan esa parte del planeta que dieron en llamar España— se ha puesto ante la vista de todos en este patio de vecinos en que, poco a poco, se va convirtiendo nuestro planeta; ha decidido dar un paso adelante y salir de la informe masa de los temerosos, aún a riesgo de levantar las iras del incontestable imperio norteamericano. Y eso tiene sus riesgos —todo defensor de la no-violencia lo sabe muy bien—, pero tiene también sus recompensas: las recompensas íntimas y recónditas de quien sabe que está haciendo lo que, desde su centro más profundo, se le pide que haga, sea cual sea el precio.

En cualquier caso, en este momento estamos ante la vista de todos, haciendo una apuesta por la paz que muchos, dentro y fuera (más fuera que dentro), saludan con alborozo.

Aceptemos, así pues, el reto de ser líderes, líderes de la paz, aunque eso pueda suponernos más de un contratiempo. Y aceptemos también el compromiso y las obligaciones que ese liderazgo nos impone, dando ejemplo ante el mundo de una indomable determinación por seguir los rumbos de un mundo mejor y más justo; siendo coherentes y consecuentes con ese compromiso de paz al que nos sumamos todos (o, al menos, un 98%); sin dejarnos vencer por las mezquindades de nuestros pequeños yoes, atentos a las necesidades y al bienestar del mundo todo, de la Humanidad toda.

Y esperemos que ese ejemplo sea contemplado por los seres humanos que habitan esa otra zona del planeta que llaman Estados Unidos, y que el ejemplo cunda cuando les llegue el momento de votar en sus elecciones.

Es mucho lo que está en juego, pues el futuro de la Humanidad está en peligro.

 

_____________

El Proyecto Ávalon – Iniciativa para una Cultura de Paz, siguiendo sus principios fundacionales, no se adhiere ni se adscribe a partido político alguno, si bien se reserva el derecho de aplaudir y apoyar o de denunciar las decisiones políticas de uno u otro signo que favorezcan o perjudiquen respectivamente la creación de una Cultura de Paz en nuestro planeta. 

___________

Nota 1: Jim Garrison es autor de libros como The Plutonium Culture (1981), The Darkness of God: Theology After Hiroshima (1983), Civilization and the Transformation of Power (2000) o America As Empire: Global Leader or Rogue Power? (2004). 

 

volver arriba Back to top