Proyecto Avalon - Artículos de opinión

Apoya nuestro trabajo con una                Recibe nuestra Newsletter 

Autor   Publicado en Proyecto Avalon con fecha 25/04/2005

Pedro Casaldáliga

PEDRO CASALDÁLIGA es un religioso, escritor y poeta español, vinculado desde sus comienzos con la Teología de la Liberación. Ha pasado la mayor parte de su vida en Brasil, defendiendo los derechos de los desfavorecidos .

 

El Papa Ratzinger 

Benedicto XVI

 

Únete al Proyecto Avalon. Clica aquí e infórmate

Clica aquí

 

SÍGUENOS

en Twitter, Facebook y You Tube

twitter facebook youtube

 

MÁS ALLÁ DE UN PAPA

por Pedro Casaldáliga

Proconcil.org, 21 de abril de 2005

De Ratzinger no esperamos grandes cambios, pero el resto de la Iglesia hará su camino

 

Me están preguntando muchos si ha sido una sorpresa la elección de Joseph Ratzinger. Sorpresa, sorpresa, no, estando como estaba en la lista de los posibles papas, por una razón muy sencilla: la mayor parte de los cardenales fueron nombrados por Juan Pablo II, lo que significa que eran de su hechura, o sea, conservadores.

Ahora existía la posibilidad de que se nombrara un papa italiano, y otros subrayaban como posible el nombramiento de un papa del Tercer Mundo. Parece que ha prevalecido el criterio de la continuidad, de firmar la identidad de la Iglesia católica.

Para eso, Ratzinger era una figura tallada como teólogo, como brazo derecho teológico de Juan Pablo II. Lo que, sin embargo, llama la atención es que el propio Ratzinger había pedido un papa pastor, y propiamente él no ha tenido ese pastoreo, porque ha sido más bien un hombre de cátedra. También se ha mostrado Ratzinger, en parte por su tradición teológica agustiniana, pesimista frente al mundo.

Su homilía en la misa de apertura del cónclave, el pasado lunes, fue un poco dramática delante de! las tinieblas que percibía en la humanidad. Yo, incluso con un poco de humor fraterno, me permitía pensar que Jesús le corregía a él y nos corregía a todos. Porque en un momento en que la barca de Pedro se hundía, Jesús le reprochó a los apóstoles la falta de fe, el miedo: "No tengáis miedo". Yo pienso que si hay mucha desgracia en el mundo, mucha miseria, mucha violencia, lo que el mundo necesita es una gran palabra de esperanza, de compasión y de ternura que nos haga sentir la misma ternura de Dios.

Evidentemente, siendo realistas no podemos esperar cambios significativos. Será continuidad, pero sin el carisma mediático que tenía y desarrolló Juan Pablo II. De todos modos, hay que reconocer que Ratzinger es un intelectual que se comunica en 10 idiomas y conoce bastante bien la cultura moderna.

Lo demás lo tiene que ir haciendo el resto de la Iglesia, que es la mayoría, y sobre todo el Espíritu del Resucitado, que continúa repitiéndonos: "No tengáis miedo gentes de poca fe".

A nivel más personal, yo he tenido contactos con Ratzinger cuando fui llamado a Roma porque me negaba a la visita ad limina. Me hizo reproches, en una especie de juicio fraterno, sobre la teología de la liberación, la misa de la causa indígena, la misa de la causa negra, mis viajes de solidaridad a Centroamérica y la proyección cultural que hacemos en nuestra pastoral y con nuestra liturgia.

Hubo un momento incluso de humor en la discusión. Yo había escrito en Nicaragua que era necesario convertirse cada uno, convertir a la Iglesia y convertir al mundo. Cuando terminábamos el juicio, yo sugerí: "Vamos a rezar un padrenuestro juntos ahora". Y Ratzinger, con un poco de ironía maliciosa, me preguntó: "¿Para que se convierta la Iglesia?". Yo contesté: "Sí, también para que se convierta la Iglesia". Y continúo pensando que todos nosotros nos tenemos que convertir.

Recuerdo ahora lo que dije en aquella ocasión. El Espíritu Santo tiene dos alas: el ala derecha, que es más de la contemplación, la intimidad y la ortodoxia, y el ala izquierda, que es más de la profecía y del compromiso de la liberación. Hay que salvar las dos alas del Espíritu Santo para que no vuele manco. Porque la Iglesia es más que un papa, y el Reino de Dios, más que la Iglesia.
 

 

 

volver arriba Back to top