Proyecto Avalon - Artículos de opinión

Apoya nuestro trabajo con una                Recibe nuestra Newsletter 

Autora   Publicado en Proyecto Avalon con fecha 15/06/2005

Elena Pérez

ELENA PÉREZ es funcionaria de la administración autonómica valenciana, activista pro-derechos civiles desde hace más de 30 años y miembro fundador del Proyecto Avalon - Iniciativa para una Cultura de Paz.

 

Autobús destrozado, tras los atentados de Londres 

Autobús destrozado, tras los atentados de Londres

 

Únete al Proyecto Avalon. Clica aquí e infórmate

Clica aquí

 

SÍGUENOS

en Twitter, Facebook y You Tube

twitter facebook youtube

 

EN EL MISMO BANDO

por Elena Pérez

Boletín Dar al-Salam, Requena, 15 de junio de 2005

 

Otra vez el terror nos ha tocado de cerca. Nuevamente sentimos el corazón encogido a la vista del dolor de aquellos a quienes tenemos cerca. Nuevamente nos sabemos vulnerables. El primer mundo, la vieja Europa, nuestra moderna y ordenada civilización, ha vuelto a ser zarandeada por el horror y la barbarie. 

Desde la Fundación Ávalon se han remitido mensajes de solidaridad con el pueblo británico, dirigidos a su presidente de gobierno y otras instituciones oficiales. Pero lo más terrible es la pregunta que nos hacemos cotidianamente y ahora más que nunca ¿Cuántos mensajes de solidaridad con cuántos otros pueblos dejamos por enviar diariamente? El calificativo “bastardo” es uno de los más utilizados en estos días. “Bastardos” que se adentran en nuestros paraísos y siembran de espanto sus calles. Pero otra terrible pregunta nos acecha ¿Cuántos seres humanos se levantarán cada mañana mirando hacia nosotros, pensando en aquellos bastardos “civilizados” que siembran de espanto cada día las calles de su no-paraíso? Y lo peor de todo es que, tanto unos como otros, nos levantamos cada día pensando que todos, ellos y nosotros, sin distinción alguna, lo son y lo somos. 

De nada nos servirán nuestras medidas de seguridad ni nuestros sofisticados sistemas de protección policial. Siempre habrá fisuras. Nada ni nadie puede garantizarnos la paz y la libertad salvo la propia paz y desde la propia libertad. Pero, como los niños, jugamos a “y tú, primero”. Y siempre son “ellos” los que deben de dar el primer paso, porque nosotros somos los que tenemos la razón, los cultos, los desarrollados. Ellos, a lo sumo, son unos “locos fanáticos”. 

Nosotros también lo somos. Somos unos fanáticos de nuestra sociedad avanzada, de nuestro desarrollo industrial y económico, de nuestra estabilidad, de nuestra cultura y de nuestras costumbres. Somos unos fanáticos de nuestro propio miedo a perder lo que tenemos en beneficio de otros a quienes apenas conocemos y que son “diferentes”. 

No cabe ponernos a hablar de política internacional. Hay muchos foros abiertos debatiendo sobre ese tema. Hablemos de nuestra propia política personal. Seamos nosotros los primeros. Integremos en nuestra sociedad a los que ahora viven al margen de nosotros. En Europa hay 15 millones de islamistas. Pero no hay 15 millones de terroristas. Integrémosles, dejemos de tenerles miedo. Dejemos de tener a cada uno de ellos bajo sospecha. Convivamos, aprendamos, compartamos. El debate no está en el velo que lleven sus mujeres o en el nombre que den a su Dios. El debate está en el corazón de cada uno, en nuestro miedo a perder en su favor los beneficios de nuestro paraíso. 

Hay que cambiar el chip. El paraíso está en el corazón de cada uno de ellos y de nosotros. Y unidos, el edén será mucho más bello. Será diferente, sí, es verdad, pero mucho más bello y, sobre todo, mucho más justo. Dejemos de jugar a “tu, primero”. Seamos cada uno de nosotros los primeros en blandir nuestras propias armas contra la violencia y el terror. Seamos los primeros en hacer ver a los demás que solo cuando desaparezcan los “ellos” y los “nosotros”, dejará de tener sentido toda esta barbarie que cada día conduce a la muerte a cientos de personas inocentes de uno y otro lugar. 

Ayer fueron las bombas en Londres. Antes fueron en Irak y en otros lugares del mundo. Mañana... Por favor, trabajemos para dejar sin argumentos a los que alientan la violencia y la sed de venganza. No les demos tregua a los “bastardos” de uno y otro lado. Que no nos utilicen. 

Allah, Dios, Yavéh... con velo o sin velo, con kipá o sin kipá, con la cruz o sin la cruz... Nosotros jugamos todos en el mismo bando. 

 

 

volver arriba Back to top