Proyecto Avalon - Artículos de opinión

Apoya nuestro trabajo con una                Recibe nuestra Newsletter 

Autora   Publicado en Proyecto Avalon con fecha 01/03/2006

Elena Pérez

ELENA PÉREZ es funcionaria de la administración autonómica valenciana, activista pro-derechos civiles desde hace más de 30 años y miembro fundador del Proyecto Avalon - Iniciativa para una Cultura de Paz.

 

Abir Husein y Elena Pérez 

Abir Husein y Elena Pérez

 

Únete al Proyecto Avalon. Clica aquí e infórmate

Clica aquí

 

SÍGUENOS

en Twitter, Facebook y You Tube

twitter facebook youtube

 

ABIR

por Elena Pérez

Editorial de la website del Proyecto Avalon, Requena, 1 de marzo de 2006

 

Ella colabora como voluntaria en nuestro proyecto de paz, en Andalucía. Cubre su cabeza con un velo y a su Dios le llama Allah. Si la tristeza tiene un nombre, hoy he sabido que ese nombre es el suyo: Abir.

Ayer, una bomba se llevó a varios miembros de su familia, en Bagdad. Una bomba que ni siquiera sabe quién puso, porque su madre le ha explicado, a través del teléfono, que ya no se sabe quién pone las bombas, que nadie sabe ya quién es el enemigo.

            —Sales a la calle y... te matan.... y uno mata a otro y uno mata a otro... 

            —¿Qué hago? —me decía— ¿Qué hago? 

Y ella quiere volar, volar, volar. Quiere estar allí, junto a los suyos, y abrazar a su madre y llorar a sus muertos. No le teme a la muerte, me decía, tan solo quiere abrazar a los suyos y compartir su amor. Lo desea, sobre todo, porque a veces siente que tal vez nunca más los vuelva a ver. No siente odio. Ni siquiera sabe a quién tiene que odiar. Solo siente una terrible impotencia, y una profunda e infinita tristeza. 

Y, de repente, mientras la escuchaba, he puesto rostro a cada una de las centenares de víctimas de Irak: el rostro de Abir. 

Ya no nos manifestamos en las calles. Ya se pasó el tiempo. Como con todo, ya nos hemos acostumbrado a los muertos. Vuelven a ser, tan solo, una cifra más; y pasamos la hoja del periódico donde la reflejan buscando noticias nuevas porque “esa” ya nos la sabemos. Es la misma de ayer, tan solo varía en algo el número de víctimas. 

Pero hoy, mejor que nunca, he comprendido que esas cifras tienen nombre, y he sabido que antes de morir tenían miedo. Y hoy, más que nunca, he sentido su miedo, su dolor y su desesperanza. En este momento me sobran los argumentos y las mentes lúcidas que debaten dónde está el origen del conflicto y cuáles son sus posibles soluciones. No hay argumentos ni excusas que me valgan. Es el corazón quien ha cogido las riendas de mi lucha y él no sabe de argumentos. En este momento, solo quiero estar cerca de Abeer y compartir su llanto y el de todas las Abeer que hay en el mundo. Y, como ella, solo quiero volar hasta su lado y abrazarlas. 

El mejor consuelo que podemos ofrecer a nuestra compañera y el mejor homenaje que podemos rendir a todas las víctimas de la violencia, sea cual sea su origen, es que hoy, cuando ojeemos las páginas del periódico, pongamos un rostro y un nombre a cada una de esas víctimas y hagamos nuestra su desesperanza, su vulnerabilidad y su miedo. Porque solo cuando seamos capaces, de verdad, de hacer nuestros sus nombres, de sentirlos cerca, de abrazarlos allá donde estén y sean quienes sean, estaremos preparados para sentarnos a debatir qué y cómo podemos hacer las cosas para que todo esto cambie. 

Como siempre, el cambio empieza por nosotros mismos. O lo hacemos, o aquí nunca cambiará nada. Hagámoslo por Abeer, por lo suyos, por los otros y por cada uno de nosotros mismos. 

 

 

volver arriba Back to top