Proyecto Avalon - Artículos de opinión

Apoya nuestro trabajo con una                Recibe nuestra Newsletter 

Autor   Publicado en Proyecto Avalon con fecha 01/08/2006

Antonio Cutanda -

GRIAN (Antonio Cutanda) es psicólogo, escritor, comunicador y activista social. Autor del bestseller El jardinero (1996), con 25 ediciones en castellano y traducido a 8 idiomas, es asimismo el fundador y director del Proyecto Avalon - Iniciativa para una Cultura de Paz.

 

Pintada callejera: Temo el silencio de los buenos 

Sin comentarios

 

Únete al Proyecto Avalon. Clica aquí e infórmate

Clica aquí

 

SÍGUENOS

en Twitter, Facebook y You Tube

twitter facebook youtube

 

LA HORA DE LA CONCIENCIA

por Grian

Editorial de la website del Proyecto Avalon, Montseny, 1 de agosto de 2006 

 

La matanza de Qana no puede dejar impasible al pueblo judío. Una raza que ha ofrecido a la humanidad tanta sabiduría y tantos hombres buenos no puede quedarse al margen de unos acontecimientos como los que están teniendo lugar en Oriente Próximo, sin lamentar profundamente y sin pedir un cambio de orientación política a los gobernantes de Israel. 

El aparente apoyo generalizado de los ciudadanos de Israel a su gobierno y a la vía de la violencia para la resolución de sus conflictos resulta ciertamente incomprensible, después de tantas décadas en las que la opción de las armas se ha demostrado ineficaz para terminar con un conflicto que amenaza con arrastrar a medio mundo a la guerra, desde la misma fundación del estado de Israel en 1948. La violencia engendra, por su propia naturaleza, más violencia; y los odios arraigan hasta extremos difíciles de erradicar. Es un callejón sin salida, un camino hacia ninguna parte, salvo a la muerte, el llanto y la destrucción.

La matanza de civiles, sean del bando que sean, es injustificable; pero lo es más aún cuando quien la perpetra es infinitamente más poderoso y, para más vergüenza, es un país democrático. (Y ya me duele lamentar sólo la matanza de civiles, cuando los combatientes de ambos bandos no dejan de ser corderos que van al matadero bajo las órdenes de quienes se saben seguros en sus cargos y de quienes les adoctrinan con palabras necias.) Pero la matanza de Qana ha llevado al extremo del paroxismo el desatino de tanto líder político o religioso, que se considera más capacitado que nadie para dirigir el destino de miles o millones de personas.

Es hora de que los judíos de todo el mundo que conservan inmaculada la conciencia de lo que está bien y lo que está mal dejen de guardar silencio y eleven su voz para pedirle a los gobernantes de Israel que callen las armas y cesen en su política de halcones. Es hora de que el pueblo que tanto ha aportado a la historia de la humanidad en sabiduría, en espíritu, en ciencia y en inteligencia haga una demostración más del altísimo nivel humano que tantos de los suyos han mostrado a lo largo de la historia, y posibilite que la paz en Oriente Próximo sea algo más que una palabra vacía y seca en labios de líderes de medio mundo.

Es la hora de los Tzadikim, de los Justos, sin los cuales el mundo no podría seguir existiendo.

Gandhi dijo: «Lo más atroz de las cosas malas de la gente mala es el silencio de la gente buena». Parafraseando a Gandhi, yo diría: «Lo más atroz de las atrocidades de los inconscientes es el silencio de los conscientes». 

 

 

volver arriba Back to top