Proyecto Avalon - Artículos de opinión

Apoya nuestro trabajo con una                Recibe nuestra Newsletter 

Autora   Publicado en Proyecto Avalon con fecha 20/09/2008

Elena Pérez

ELENA PÉREZ es funcionaria de la administración autonómica valenciana, activista pro-derechos civiles desde hace más de 30 años y miembro fundador del Proyecto Avalon - Iniciativa para una Cultura de Paz.

 

Elena Pérez durante el discurso de apertura del Concierto Extraordinario por la Paz Ciudad de Requena 

Elena Pérez durante el discurso de apertura del Concierto Extraordinario por la Paz Ciudad de Requena

 

Únete al Proyecto Avalon. Clica aquí e infórmate

Clica aquí

 

SÍGUENOS

en Twitter, Facebook y You Tube

twitter facebook youtube

 

Día Internacional de la Paz

DISCURSO DE APERTURA DEL CONCIERTO EXTRAORDINARIO DE LA PAZ "CIUDAD DE REQUENA"

por Elena Pérez

Requena, 20 de septiembre de 2008

 

"... Hace 27 años la Asamblea General de las Naciones Unidas declaró que el día de la apertura de su período ordinario de sesiones, en septiembre, sería «proclamado oficialmente como Día Internacional de la Paz, y dedicado a conmemorar y fortalecer los ideales de paz en cada nación y cada pueblo y entre ellos» También invitó a todos los Estados Miembros, a las organizaciones del sistema de las Naciones Unidas y a las organizaciones regionales y no gubernamentales a conmemorar el Día Internacional de la Paz realizando, entre otras cosas, actividades educativas y de sensibilización de la opinión pública, y a colaborar con las Naciones Unidas en el establecimiento de un cese del fuego a nivel mundial. Desde las Naciones Unidas se alienta a "todas las naciones y todas las personas" a celebrar este Día como una oportunidad para promover resoluciones pacíficas en los conflictos y para hacer un alto a las discordias durante el día.

El Secretario General de las Naciones Unidas nos ha hecho llegar a todos el siguiente mensaje desde Nueva York: "En este Día Internacional, hagamos el compromiso de que la paz sea no sólo una prioridad, sino una pasión. Comprometámonos a hacer más, donde sea que estemos y en la forma que podamos, para que cada día sea un día de la paz".

Desde la Fundación Avalon, con la plena colaboración del Ayuntamiento de la ciudad y de la Orquesta Filarmónica de Requena, hemos considerado que el día de hoy es una oportunidad más para levantar nuestras miradas y abrir nuestro corazones, para buscar otros caminos nuevos que nos conduzcan por senderos de paz, de solidaridad y de respeto. Una oportunidad para la reflexión, para conversar con nosotros mismos de manera leal y sincera y preguntarnos verdaderamente qué podemos hacer, que parte de responsabilidad tenemos cada uno de nosotros en cada uno de los conflictos y de los desequilibrios que azotan hoy en día a la humanidad y a nuestra casa, nuestro planeta.

En palabras de Gandhi "Lo más atroz de las cosas malas de la gente mala es el silencio de la gente buena". Y es que mirar hacia otro lado es sencillo. Es tiempo de pararse a meditar y tomar consciencia de que las cosas no se cambian desde fuera, que el trabajo por la paz en cualquiera de sus ámbitos comienza por nuestra auténtica voluntad de lograrla.

No basta con dejar el trabajo en las manos de nuestro políticos o de las fuerzas sociales. Ellos nada pueden hacer si cada uno de nosotros mismos no nos volcamos con auténtica entrega y con auténtica pasión en el esfuerzo por alcanzarla, desde una nueva visión y una nueva consciencia. No es coherente exigir a quienes nos gobiernan que firmen tratados de paz con países enemigos si nosotros mismos no somos capaces de firmar un tratado de paz con nuestros vecinos, nuestros compañeros de trabajo o, incluso, con nosotros mismos.

El funcionamiento de las sociedades son un simple reflejo de cómo funcionamos individualmente. Cuando decimos que todo lo mueve el dinero, en el fondo la mayoría de nosotros anhelamos tener más y somos capaces de hacer de hacer cualquier cosa por conseguirlo. Cuando nos escandalizamos de las limpiezas étnicas y vemos horrorizados como mueren miles, millones de personas, se nos olvida que nosotros mismos miramos al extranjero como un extraño y un invasor. Nuestra manera de pensar y de actuar individuamente es la misma manera de pensar y actuar en la sociedad global.

Aprovechemos este día para darle una auténtica oportunidad a la paz desde el fondo mas limpio y cristalino de nuestro corazón. Tomemos consciencia de que cada uno de nosotros somos una pieza importante y necesaria para lograr el equilibrio y la armonía en nuestra sociedad y en el mundo. Ese es el primero de los pasos que tenemos que dar para conseguir el cambio. Cuando tomemos consciencia de ello, el trabajo resultará sencillo y sin darnos cuenta iremos transformando la indiferencia en solidaridad, la codicia en generosidad, la discriminación en hermandad.

Esta claro que se trata, necesariamente, de hacer concesiones Pero es imposible encontrar una solución pacífica a cualquier conflicto si por ambas partes no se establecen estas concesiones, en las que, a priori, da la sensación de que siempre hay una parte que pierde, pero que a corto plazo nos demuestra que, mas bien al contrario, todas las partes ganan. En cualquier caso, un precio no muy alto cuando de lo que estamos hablando es del futuro de la humanidad, del futuro de nuestros propios hijos que hoy crecen tranquilos con toda su confianza depositada en nuestras manos. Nosotros no queremos mirar hacia otro lado.

Debemos levantar nuestra mirada y alzar nuestras manos, con valentía y con confianza, desde el pleno convencimiento del enorme poder que cada uno de nosotros tenemos para provocar el cambio. Nunca nadie nos ha enseñado a hacerlo. Como mucho, hemos aprendido a ser caritativos y solidarios en momentos puntuales. Pero con eso, solo parcheamos. Ponemos tiritas en un mundo y un planeta heridos de muerte.

Nosotros creemos que hay que trabajar desde la educación. Tenemos que educarnos para la paz, porque hasta ahora solo se nos ha educado para sobrevivir en mitad de una guerra permanente con nosotros mismos y con los demás.

Me queda un último capítulo de agradecimientos: Gracias a todos los colaboradores y Voluntarios del Proyecto Ávalon. Todo esto, y tantas otras cosas, lo hemos hecho, única y exclusivamente, con las aportaciones y el esfuerzo desinteresado de todos vosotros. Os dirán que qué hacéis, que para qué lo hacéis, y que no sirve de nada. Os dirán que somos pocos. Tal vez haya que recordarles que en este planeta nuestro, cada vez somos más los pocos y son menos los muchos. Ellos tienen el poder, pero nosotros tenemos la razón. Y, además, tenemos el empeño. Y, sobre todo, la dignidad. Frente a sus armas, esas son las nuestras. Las suyas, causan dolor y generan divisiones. Con las nuestras ayudamos a la Vida a abrirse paso con dignidad, entre todos y para todos. De verdad, gracias por vuestra ayuda y por vuestra confianza .

Gracias al Ayuntamiento de Requena, a la Orquesta Filarmónica, a los voluntarios de nuestro proyecto, y a todos los asistentes. A todos nos une el mismo vínculo: Todos queremos un mundo mejor. Y queremos intentar , de verdad, colaborar en su construcción. Todos queremos vivir en Paz, en un mundo de Paz.

No dudéis nunca y jamás os rindáis. Podemos construirlo juntos, para todos, y convertir nuestro esfuerzo en el mejor y mas valioso de los legados que podemos dejar a las generaciones que nos sucedan.

Muchas gracias. 

 

 

volver arriba Back to top